Conoce por qué sangran las encías y qué hacer para evitarlo

Contenido
  1. ¿Por qué sangran las encías?
  2. 6 consejos para prevenir las encías doloridas, inflamadas y sangrantes
  3. Cuidados en el hogar

En muchas ocasiones, cuando piensas en la salud dental, es probable que te centres únicamente en prevenir las caries. Pero también es importante prestar atención a tus encías. Notar que existe algún sangrado mientras te cepillas o usas hilo dental puede ser alarmante. Esto sucede cuando no se tiene una higiene bucal adecuada y la acumulación de bacterias en la boca forman placa en los dientes. Estas bacterias pueden causar que tus encías se inflamen, lo que produce encías rojas, hinchadas o sangrantes.

¿Por qué sangran las encías?

El sangrado en las encías suele ser un signo de enfermedad bucal, pero también puede indicar otros problemas de salud. La principal causa de sangrado es la acumulación de placa en la línea de las encías, la cual se endurece y se convierte en sarro. Aquí hay algunas razones por las cuales tus encías pueden estar sangrando:


Enfermedad de las Encías (Gingivitis)

Si no usas hilo dental o no te cepillas regularmente, las bacterias (también llamadas placas) se acumulan en el surco alrededor de los dientes. Incluso, algunas veces, puedes ver la placa como marcas blancas o amarillentas en tus encías.


Insuficiente higiene oral

La higiene bucal inadecuada produce una placa visible en los dientes y las encías hinchadas.


Embarazo

Cuando la mujer está embarazada, los cambios en las hormonas afectan todo su cuerpo. Las encías no son una excepción. Los cambios hormonales pueden causar «gingivitis del embarazo «. Las encías pueden hincharse y volverse sensibles, causando sangrado al cepillarse o usar hilo dental.


Estrés

La ansiedad obstaculiza la capacidad del sistema inmunitario para evitar la enfermedad de las encías. El estrés causa inflamación en los vasos sanguíneos, lo que descompone los tejidos blandos de la boca e inhibe su capacidad de cicatrización.


Fumar

Los fumadores tienen un riesgo mucho mayor de contraer enfermedades en las encías debido a las muchas toxinas en los cigarrillos que crean inflamación y disminuyen la respuesta inmune del cuerpo.


Uso de algunos medicamentos

Algunos medicamentos recetados pueden aumentar el riesgo de enfermedad de las encías, como antidepresivos, ciertos medicamentos para el corazón y anticonceptivos orales.


Otras razones de por qué sangran las encías:

  • Cualquier trastorno hemorrágico
  • Cepillado muy duro
  • Prótesis dentales mal ajustadas u otros aparatos dentales
  • Infección, que puede ser en un diente o en la encía
  • Leucemia, un tipo de cáncer de sangre
  • Escorbuto, una enfermedad por deficiencia de vitamina C
  • Uso de anticoagulantes
  • Deficiencia de vitamina K

6 consejos para prevenir las encías doloridas, inflamadas y sangrantes

Cepíllate los dientes tres veces al día

Asegúrate de seguir la técnica de cepillado adecuada. Si no estás seguro de qué hacer, solicita a tu dentista una lección rápida en la próxima cita.


Usa hilo dental todos los días

No toma más de unos minutos, pero el uso del hilo dental puede ser lo más importante que puedes hacer para prevenir problemas de encías ahora y en el futuro.


Utiliza enjuague bucal diariamente

Un enjuague bucal antiséptico mata las bacterias que causan la enfermedad de las encías.


Come una dieta bien balanceada

Una dieta balanceada, que incluya mucha vitamina C y calcio, puede minimizar la probabilidad de que tengas problemas de encías.


Bebe mucha agua

El agua potable, especialmente después de comer, puede ayudar a eliminar los alimentos de los dientes y disminuir la probabilidad de que las bacterias formen una placa que dañe las encías.


Di no al tabaco

Si fumas cigarrillos u otros productos de tabaco, intenta dejarlo.

Cuidados en el hogar

Visita al dentista al menos una vez cada 6 meses para remover la placa y sigue las instrucciones de cuidado en el hogar.


Cepíllate los dientes suavemente tres veces al día. Lo mejor es cepillarse después de cada comida. Además, usar hilo dental puede evitar que la placa se acumule.


Tu dentista puede indicarte que te enjuagues con agua salada o peróxido de hidrógeno y agua. No uses enjuagues bucales que contengan alcohol, ya que pueden empeorar el problema.

Sigue una dieta equilibrada y saludable. Trata de evitar los bocadillos entre comidas y reduce los carbohidratos que comes.

Made on
Tilda