¿Cómo debemos curar y tratar un esguince de tobillo?

Contenido
  1. Tipos de esguince de tobillo:
  2. ¿Cómo ocurren los esguinces?
  3. ¿Cómo saber si es un esguince?
  4. ¿Es grave?
  5. ¿Qué hacer?
  6. ¿Cuánto esperar para activarse nuevamente?

Los ligamentos son bandas de tejido fibroso encargadas de juntar los huesos en articulaciones, permitiendo de esta manera que estos se mantengan en su lugar y que a su vez puedan realizar distintas clases de movimientos. Ahora bien, cuando un ligamento se estira o se rompe, por acción de un movimiento indebido, se produce lo que se conoce como esguince. El esguince más común es el de tobillo, veamos cómo ocurre y cómo debemos curar y tratar un esguince de tobillo.

Tipos de esguince de tobillo:

Existen tres tipos de esguince:


  • Grado I: Es un esguince leve donde los ligamentos únicamente se estiran; este puede aliviarse rápidamente con estiramiento suave.
  • Grado II: En este caso los ligamentos se encuentran parcialmente desgarrados, para lo cual será necesario usar una férula o yeso.
  • Grado III: Desgarro completo del ligamento. Se trata de un esguince grave, al cual se deberá realizar cirugía.

¿Cómo ocurren los esguinces?

Tal como mencionamos antes, un esguince es el estiramiento o rompimiento de los ligamentos, y por lo general esto suele ocurrir cuando se sufre una caída, cuando el tobillo se tuerce demasiado o cuando se ejerce demasiada presión estando en una posición inadecuada. Usualmente sucede cuando se practican deportes o al correr en superficies irregulares.

¿Cómo saber si es un esguince?

Haciendo una comparación entre el tobillo sano y el lesionado, podemos examinar si tenemos un esguince.


  • Lo primero que haremos será caminar de puntillas y luego con los talones.
  • Después sostener el peso del cuerpo sobre un pie y luego sobre el otro.
  • Y, por último, intentar caminar en superficies inestables.

Si percibes dolor, debilidad, falta de estabilidad o poca flexibilidad, lo más probable es que se trate de un esguince, pero para tener la certeza, lo mejor es acudir al médico. En este caso, el doctor examinara cuidadosamente el tobillo para poder aportar un diagnóstico. Es necesario que le indiquemos todo lo que recordemos acerca de la caída o la torcedura, ya que esta información podrá permitirle tener una respuesta clara de lo que tenemos.


Para determinar un esguince no es preciso una radiografía, pero si se sospecha que pueda existir una fractura, es imprescindible hacerla.

¿Es grave?

Si no hay mucho dolor y tampoco se ha hinchado demasiado, lo más probable es que sólo se hayan estirado los ligamentos. Pero si por el contrario, sientes mucho dolor, notas que la zona está muy inflamada y con moretones, e incluso tienes dificultad para caminar o apoyar el pie, es probable que se haya desgarrado.

¿Qué hacer?

El método más utilizado para aliviar los efectos de un esguince es el siguiente:


Descansar: Dejar descansar el tobillo mientras sientas dolor. Si no es un esguince grave, no será necesario inmovilizarlo, sino que el descanso puede ser parcial.


Aplicar hielo sobre el área: Para disminuir la inflamación es ideal el hielo, pero hay que tener cuidado de no mantenerlo sobre el área por demasiado tiempo, pues podríamos llegar a lesionar los nervios si lo hiciéramos.


Lo recomendación es utilizarlo cada dos o cuatro horas, durante los primeros tres días de la lesión. También es imprescindible que el hielo no toque directamente la piel, es preferible utilizar un paño y colocar encima una bolsita con trozos de hielos, de esta manera evitaremos daños en la superficie.


Emplear compresión: Vendar el tobillo puede ayudar a evitar que se hinche y se formen hematomas. Es importante que el tobillo permanezca vendado por al menos dos días, para que se obtenga el resultado deseado.


● Elevar el tobillo: Mantener una elevación superior al nivel del corazón es útil para disminuir la afección. Esto debe realizarse a diario por espacio de dos a tres horas.


● Tomar medicamentos: En caso de tener dolores muy fuertes, se pueden inhibir con el uso de antinflamatorios como el acetaminofén o el ibuprofeno. Son ideales para este tipo de lesión. No obstante, cabe señalar que estos fármacos no deben usarse durante las primeras 24 horas, pues podría estimular el sangrado, y siempre es mejor tomarlos bajo supervisión médica.

¿Cuánto esperar para activarse nuevamente?

Si eres deportista y has sufrido un esguince, de seguro quieres volver pronto a tus actividades; sin embargo, es vital que esperes unas cuantas semanas hasta que te hayas recuperado.


En todo caso, el médico te señalará cuando será el momento más oportuno para continuar con el deporte, y te señalará además que al hacerlo deberás proteger el tobillo con un vendaje o algún tipo de soporte.

Made on
Tilda